El presidente francés, otrora un líder apacible y diplomático, se ha transmutado en un radical paladín frente a la invasión, llama «cobardes» a los aliados y propugna enviar tropas europeas de la OTAN a luchar en Ucrania