Las bases deciden no concurrir, la consulta interna deja tocada a la Asamblea y a su presidenta, que abogaba por presentarse a las elecciones