El presidente de la Generalitat mueva ficha después de que el Parlament tumbara sus Presupuestos y advierte al Gobierno de que el no de los comunes tendrá «consecuencias»