Al decaer las cuentas públicas, no saldrá adelante la reforma del impuesto energético y bancario o la ampliación del permiso de paternidad, entre otras medidas que se iban a incluir en el proyecto