El paro ha sido secundado por los maquinistas de Deutsche Bahn, la mayor empresa ferroviaria del país, y por el personal de cabina de Lufthansa en las terminales de Fráncfort y Múnich