Israel autoriza la operación para lograr una «legitimidad internacional» que le permita mantener la campaña de castigo contra Hamás