Tras lograr las últimas cesiones con la amnistía, los posconvergentes presionan a los socialistas con la autodeterminación