El asturiano sale cuarto en una carrera en cuya clasificación solo fue superado por el previsible astro neerlandés, Leclerc y Pérez