Las reivindicaciones sociales en el sector han afrontado un debate que en los últimos tiempos se ha intensificado con la falta de recursos profesionales y la mala gestión como telón de fondo