Los jueces y tribunales españoles deberán aplicar una norma que excluye el Código Penal nacional y pretende exonerar el terrorismo y la traición al Estado según cánones internacionales