Constata las violaciones, torturas sexuales y el «trato inhumano» ejercido contra las víctimas israelíes y advierte que hay «bases razonables para creer que esa violencia continúa» aplicándose a los rehenes