A sus 47 años, la auxiliar de vuelo, disputó el domingo, en Tokio, el último de los seis grandes maratones del mundo, siendo una de las 60 únicas en España