Las maniobras suponen el despliegue de 20.000 militares, entre ellos españoles, cerca de la frontera rusa y han sido calificadas por Moscú como una «provocación»