Los sindicatos amenazan con paros más largos y sin aviso previo en su pulso para conseguir mejoras salariales y laborales