Resuelve de forma unánime en contra de Colorado y aduce que un Estado no puede marcar el destino de los comicios de EE UU