El exnúmero dos de Armengol defiende que no reclamaron hasta 2023 la compra de mascarillas defectuosas para «almacenar stock»