Una derrota ante el Athletic significaría un nuevo adiós a la Liga y pondría en un aprieto a los azulgranas