Washington cree que una retirada ahora dificultaría la negociación para liberar a los rehenes y lograr un alto del fuego