El descomunal quarterback texano da a Kansas City su segundo título consecutivo, el tercero en cinco años, tras someter a unos San Francisco 49ers tiernos en el momento decisivo