El Gobierno de esta isla africana saca adelante una ley para acabar química o quirúrgicamente con la «cultura» de los abusos. Sólo en enero hubo 133 casos