El todopoderoso City de Pep Guardiola visita al soñador Copenhague, cuya distancia deportiva y económica con los ‘sky blues’ es abismal