El Parlamento federal aprueba una ley que permitirá naturalizar a extranjeros con una «integración sobresaliente» en solo tres años