Con la natalidad hundida, el país se reduce en dos millones de habitantes en 2023 y asiste al cambio de prioridades de una sociedad que envejece