La campeona del mundo habla sobre las presiones y amenazas que recibió tras la final del Mundial y responde a las críticas a su actitud: «Cómo no iba a seguir sonriendo. Me juzgan porque seguía disfrutando. En ese momento era imposible pensar qué había pasado»