La alcaldesa de Ripoll, en Girona, ultra y secesionista, amaga con dar el salto al Parlament, una seria amenaza para Puigdemont