Justifica llevar a sus tres hijos a un colegio privado, católico y elitista por la cantidad de horas lectivas que perdían en el centro público