Las elecciones del sábado en Taiwán, con victoria del soberanista Lai Ching-te, evidencia que a sus ciudadanos, a quienes les llevó 47 años lograr la democracia, no quieren volver a pertenecer a una dictadura