Margarita cede la corona que portó durante 52 años a su hijo Federico y deja a Europa sin mujeres al frente de una Casa Real. Qué hará a partir de ahora es una incógnita, se preparó para morir y no para abdicar