No critican su encaje competencial autonómico pero subrayan su temor a que la delegación de esta matería pueda derivar en que Junts «dé una patada en el culo» a los inmigrantes