El Gobierno se muestra optimista y confía en superar la primera gran prueba de la legislatura pese al desafío de los de Puigdemont y Podemos