José Adolfo Macías, el narco más peligroso del país, se esfumó el domingo de la cárcel de Guayaquil donde cumplía una condena de 34 años por delitos como robo, tenencia de armas o asesinato