El actual titular de Educación llegó hace menos de seis meses al Gobierno y, con 34 años, se convertirá en la persona más joven al frente del Ejecutivo galo