El grupo yihadista asume la autoría del atentado suicida que mató a 84 personas e invita a «perseguir judíos y cristianos»