El primer ministro es acusado también de hacer malabares con cifras sobre la lista de solicitudes de refugio