Mia Shem, una de las rehenes de Hamás que fue liberada durante la tregua, relata el «infierno» que vivió durante 54 días en Gaza