Documentos oficiales de hace veinte años muestras que los laboristas tenían preocupaciones similares a las del Gobierno actual