El seleccionador apagó el ruido tras el polémico aplauso a Rubiales en la asamblea federativa, conquistó la Liga de Naciones y metió a España en la Eurocopa con solvencia