El hombre, de 24 años, era un escalador «experimentado» pero eso no evitó que tuviera un problema con las cuerdas de seguridad ante la mirada de numerosas familias