La pugna de las dos vicepresidentas con más fricciones del Gobierno por las medidas económicas ha permitido a Sánchez forjarse una imagen salomónica desde Moncloa