El aeropuerto internacional de Keflavik permanece abierto aunque con retrasos, mientras el brote de lava que surge de una fisura de cuatro kilómetros se ha estabilizado