El exmandatario y candidato presidencial acusa a los inmigrantes de «chupar la sangre» de EE UU y amenaza con deportarlos por miles si vuelve a la Casa Blanca