La alianza de los guerrilleros y del Gobierno de Unidad Nacional, cuyo presidente habla con este diario en exclusiva, impulsa una ofensiva sin precedentes en la frontera con China, que pide un alto el fuego