El dirigente al que le correspondió responder al ‘caso Rubiales’ argumenta «razones profesionales» tras el inicio del nuevo Gobierno y la salida del ministerio de Miquel Iceta