«No hay señales de que Putin quiera la paz. Por el contrario, el Kremlin se prepara para una guerra larga y agotadora», ha asegurado el secretario general Jens Stoltenberg