El equipo del Cholo, que rotó pensando en la batalla de San Mamés, cumplió todos sus objetivos ante una Lazio sin mordiente