Las medidas de austeridad implicarán suprimir ayudas en favor del medio ambiente para tapar el inesperado agujero de 17.000 millones que dejó una sentencia del Constitucional