Kate Cox, de 31 años y 20 semanas de gestación, corre riesgo de sufrir serias complicaciones al padecer su feto una grave anomalía cromosómica que limita sus opciones de sobrevivir