López defiende la ley como un paso para «la esperanza», pero el líder del PP califica el primer pleno sobre su tramitación como «el más triste y decadente desde el 23-F» y Junts ve una ventana para «la negociación de dos naciones, España y Cataluña, de tú a tú»