Morata y Correa castigaron pronto al colista, que en la segunda mitad aprovechó la relajación local, acortó diferencias gracias a Baptistao y rondó un empate que evitó Oblak.