El malagueño es el gran reclamo de una cita de altos vuelos en el Benito Villamarín marcada por las numerosas bajas de ambos equipos, aunque a priori afectan mucho más al Betis